domingo, 6 de noviembre de 2011

E P I C U R O



Nadie porque sea joven vacile en filosofar ni el viejo se de filosofar o canse de filosofar.No se es demasiado joven o demasiado viejo para la salvación del alma.Quien dice que aún no le ha llegado la hora que ya no está en la edad de hacerlo,es parecido a quien dice que la felicidad no le ha llegado aún,o que ya se le ha pasado la edad para que le llegue

Epicuro.

Epicuro de Samos (- 341 a - 271)
Epicuro nació en la isla de Samos, a pesar de lo cual fue un ciudadano ateniense, pues su padre, Neocles, había sido uno de los colonos que, partiendo de Atenas, había marchado a Samos dotado con un lote de tierras
Sin embargo, será en el año 306 cuando Epicuro vuelva a Atenas y se instale definitivamente. Allí comprará una casa y un pequeño terreno para su escuela, que ha sido tradicionalmente denominada "El jardín", aunque probablemente se tratase de un simple huerto, retirado del bullicio de la ciudad, donde tanto Epicuro como sus más allegados discípulos y amigos podían dedicarse a la reflexión y a la conversación sin ser molestados. Esta escuela ofrecía un modelo alternativo a la Academia que había fundado Platón y al  Liceo de Aristóteles, en las cuales el tipo de educación era de un alto nivel científico pero no conllevaba necesariamente una actitud moral ante la vida, rasgo predominante de la filosofía epicúrea, así como de prácticamente todas las escuelas helenísticas (estoicos, cínicos, etc.). El jardín se apartaba también de otras escuelas al admitir a mujeres y a esclavos entre los alumnos, algo poco corriente en la época, que dio lugar a críticas y comentarios despectivos que daban por supuesto que la escuela de Epicuro, malinterpretando además sus ideas sobre el placer y su hedonismo, era un lugar para el desenfreno en banquetes y lujos cuando lo cierto es que la vida de Epicuro fue sencilla, humilde y tranquila, siendo su ejemplo para sus discípulos su mayor creación.
FRASES  DE  EPICURO
¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia
Debemos buscar a alguien con quien comer y beber antes de buscar algo que comer y beber, pues comer solo es llevar la vida de un león o un lobo.
La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.

El hombre que no se contenta con poco, no se contenta con nada.

El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo.

No ha de ser dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida.

La necesidad es un mal, no hay necesidad de vivir bajo el imperio de la necesidad.

Los bienes son para aquellos que saben disfrutarlos.

Una conducta desordenada se parece a un torrente invernal de corta duración.

El placer es el bien primero. Es el comienzo de toda preferencia y de toda aversión. Es la ausencia del dolor en el cuerpo y la inquietud en el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada