domingo, 5 de junio de 2011

La estrella Sirio y misterios de los Dogon.


La estrella Sirius
(Sirio, α Canis Majoris)
(del Latín Sirius, del Griego Seirios, que significa abrasador, ardiente)
 
Forma parte de la constelación Canis Majoris, una constelación del Hemisferio Sur Celeste
La estrella más brillante del firmamento se encuentra "solamente" a 8,6 años luz de la Tierra.
Se puede localizar fácilmente, trazando una linea imajinaria que pasa por las tres estrellas del Cinturón de Orión, esta brillante estrella destaca sobre todas las demás.
Las dos constelaciones Canis Majoris and Canis Minoris situadas a ambos lados de la constelación de Orión representaban, según la Mitología Griega, los dos perros del gran cazador Orión.

EL MISTERIO DE LOS DOGONES
Uno de los más importantes misterios de la antigüedad es la existencia de un pueblo que ha mantenido durante siglos un conocimiento complejo sobre el universo, en especial de la existencia de la estrella sirio de donde supuestamente vendría una civilización altamente desarrollada que los contacto en el pasado.
El pueblo o Tribu Dogon habita en la republica de Malí, -país africano situado en la frontera del Sahara con las sabanas de África Occidental, y a unos 1.500 kilómetros del Atlántico- específicamente en la meseta de Bandiagara y los Montes Homburí


La mayoría de los dogones practican una religión animista. En ella se adora a los ancestros y a una serie de espíritus y divinidades. Entre ellos destacan Amma, dios celeste creador del universo, Dyongo, primer ser humano en morir, que da lugar al culto Awa a la muerte; Lebe, la diosa tierra, que tiene un santuario en cada aldea y un sacerdote, el hogon, que se encarga del mantenimiento y los rituales, y Binu, uno de los cuatro gemelos primordiales. Durante el acto de la creación, Amma coloca las semillas de dos gemelos andróginos, uno de los cuales escapa y crea el caos; para restaurar el orden, Amma sacrifica al otro gemelo, Nommo. De su sangre nacen los astros, los animales y las plantas comestibles. Amma envía los restos de Nommo, a la tierra, y donde cae un pedazo, se funda un santuario binu. Junto con Nommo vienen las cuatro parejas de gemelos que darán origen a la humanidad. Uno de ellos es Binu, y Nommo lo va a utilizar para enseñar a los seres humanos el arte de hablar
En 1931 el antropólogo francés Marcel Griaule visitó por primera vez a esta tribu, descubriendo que en sus tradiciones más sagradas y secretas se hablaba de una estrella compañera de Sirio, a la que llamaban Po Tolo, y de la que sabían que tarda cincuenta años en completar una órbita en torno a ésta y que, además, es extraordinariamente densa, lo que es rigurosamente cierto. Por si esto fuera poco, los dogones sabían de la existencia una tercera estrella a la que llaman Emme Ya (y que corresponde a la recién descubierta Sirio C), de la que dicen es "cuatro veces más ligera que Po Tolo aunque que tarda el mismo tiempo que ésta en completar su órbita alrededor de Sirio A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada